Sólo postres por favor

Foto de K. Lillehei Bakhtiar

Los postres, sí que los queremos. Y el inglés, hay que quererlo también. Yo definitivamente lo hago, sino yo misma me encontraría llorando a veces por los muchos y pequeños matices molestos de la lengua. Veamos algunos ejemplos de frases que difieren tan sólo ligeramente.

En primer lugar, una de mis favoritas, pero no una frase actual con algún sentido idiomático específico, es “just desserts” como en “this menu contains just desserts (“este menú contiene sólo postres”). Supongo que esta afirmación estará relacionada con alguna carta de postres por separado en algún restaurante de lujo. Así que ¡salto el plato principal y procedo directamente al evento principal, por favor!

A continuación tenemos la frase (idiomática en realidad) “just deserts”, pero esta ortografía de “deserts” no se refiere a las grandes extensiones de arena desprovistas de vegetación. La frase “just deserts” es definida por Oxford como “lo que una persona se merece con relación a un premio o castigo (más usualmente)”. El Diccionario Macquarie (el orgullo de Strine) define la frase como “una desgracia o un castigo visto como bien merecido”. Y el Nuevo Diccionario Mundial de Webster, 4ta. Ed., coincide con esto… “recompensa o castigo merecido”. Hasta aquí todo bien. Por lo menos las personas de habla inglesa en todos los lados del Atlántico y del Pacífico están de acuerdo en la idea básica. Pero basado en la pronunciación, es fácil entender por qué confundimos la ortografía de los deserts y desserts al referirnos a “un castigo o recompensa merecida”.

Al revisar varias fuentes parece que “just deserts” fue impreso por primera vez en 1599. Las reglas ortográficas eran algo menos estrictas, o inexistentes, en aquella época. La etimología de la frase nominal es de alrededor del 1300, del antiguo francés deserte, utilizado como sustantivo del participio pasado de deservi “be worthy to have” (“ser merecedor de”). Es aquí donde la ortografía original con una “s” entró en el inglés. El sustantivo “desert” (páramo) derivó más directamente del latín como desertum (desierto).

Pero volvamos a la pronunciación, la frase just deserts es la misma que just desserts (el placer después de la cena). Pronunciamos el sustantivo “deserts”, aquellas grandes extensiones de desolación sin árboles con poca o nada de agua, con acento en la primera sílaba, pero no así en la frase “just deserts”, donde el acento está en la última sílaba y, por lo tanto, la misma pronunciación que en el sustantivo “dessert”. Es probablemente el por qué escribimos de forma incorrecta tan a menudo. El uso idiomático de “just deserts” se pronuncia exactamente igual que el dulce de chocolate de la foto aquí arriba, pero se escribe como el “páramo seco”. Por cierto, el verbo “to desert” (abandonar, dejar) tiene asimismo el acento en la segunda sílaba, de modo que también suena exactamente igual que el delicioso sustantivo “dessert”.

¿Confundido? Sí, yo también, y así como cada pobre alma que intenta aprender inglés como segunda lengua o lengua extranjera.

Desde luego, hay casos en los que es posible escribir “just deserts” como cuando nos  referirnos al Sahara, Gobi, Kalahari, etc., pero la frecuencia de estas dos palabras juntas en este contexto, con el significado concreto de formaciones terrestres, sería algo forzada o artificial.

¿Y no podríamos hacer algo por cambiar la ortografía de “just desserts” y volverla una recompensa? Los postres son por lo general una recompensa y rara vez un castigo. Sospecho que, citando a Bob Dylan, “the times are a-changing” – los tiempos están cambiando para esta frase. Muchos cambios en la lengua son el resultado de un error ortográfico o mala interpretación de alguna palabra o frase; a menudo el uso común se impone. Haga clic aquí para obtener más información sobre cómo la Editorial de la Universidad de Oxford determina cuándo se pueden aceptar cambios. Si tuviéramos que cambiar la ortografía de la frase a “just desserts”, entonces el significado podría comenzar a cambiar también, y el sentido de castigo (el que más prevalece, y de hecho, parece ser el único en el Diccionario Macquarie) podría perderse. Sólo para pensar en algo y las disculpas respectivas por el juego de palabras.

Pero hay algo de esperanza. A muchos de nuestros editores de Tansa no les gusta el uso, o al menos el uso excesivo, de lo que ellos consideran expresiones obsoletas y triviales como “just deserts”. Así que la mejor solución es que las evite y guarde el uso idiomático para sus páginas en redes sociales o blogs. En su Diccionario Auxiliar de Tansa marque ambas como “advertencias” de modo que los únicos casos de “just deserts” estén presentes sólo en artículos sobre viajes a los páramos del mundo y “just desserts” sólo en reseñas gastronómicas de restaurantes.

Ver el artículo original en inglés.

Escrito por Karin Lillehei-Bakhtiar y traducido por Rafael Rodríguez Monge.

FacebookTwitterGoogle+Share
This entry was posted in News, Tansa, Tansa 4 and tagged , , , , , , . Bookmark the permalink.