Jack Frost mordisqueándole la nariz…

Sí, es esa época del año otra vez.

La línea en el título de la canción de Navidad, por supuesto, no sólo se refiere a una persona con el apellido Frost, sino también a las frías formaciones blancas, cristalinas a menudo llamadas Jack Frost. Es más, podría tratarse de un Jack Russell (un tipo de terrier) mordisqueándole -bueno, quizás no la nariz- pero sí los dedos de los pies. En cualquier caso, los Jacks en cuestión no son personas. Sin duda, hay miles de individuos que también ostentan estos apodos. Entonces, ¿qué hay detrás de un nombre? Una etiqueta para una persona, para un lugar o una organización, pero, como señalamos anteriormente, un nombre también puede ser un sustantivo común. Desde luego, estos sustantivos suelen basarse a menudo en alguna figura histórica. Cualquiera que sea el origen, el inglés tiene una clara inclinación por la personificación o antropomorfización de entidades inanimadas, no humanas. Por ejemplo, ¿qué Sam Hill (diablos) es un Sam Browne Sam (tipo de cinturón con una correa que cruza el hombro derecho, por lo general usado por los militares o la policía, popularmente atribuida a un oficial británico del siglo XIX en la India)?

Mirando más allá, vemos que más Jacks aparecen en otros contextos: Jack Tar (en Reino Unido, un marinero), Jack Ketch (en Reino Unido, la muerte o un verdugo) o John Ketch. Y hablando de Johns (que puede ser en sí mismo un cliente de una prostituta, o en los EE.UU., un baño), hay John Henrys o John Hancocks (la firma de alguien), Dorys John o Dories (un pescado), John Barleycorn (un licor de maíz), o un John Bull (un inglés), Johnny Reb (un soldado confederado), John Doe y su contraparte femenina Jane Doe (muchos de ellos si ve la serie de televisión CSI).

Y ese John Doe en la morgue podría ser cualquier old Joe (y que también puede significar una taza de café). Y que cualquier old Joe también podría ser llamado Joe Blow (EE.UU.) o Joe Bloggs (Reino Unido), Joe Sixpack (EE.UU.), Joe Schmo o Schmoe o Shmo (EE.UU.), Joe Public (Reino Unido), o John Q. Public (más común en los EE.UU.).

Luego están las bebidas tales como Wallbanger Harvey, Tom Collins, Rob Roy, Shirley Temple (servida a chicas jóvenes), Roy Rogers (la misma bebida para los chicos, estas dos últimas sin alcohol, por supuesto).

Hay zapatos que denominamos Mary Janes (sí, y también la hierba “medicinal”); la vestimenta puede incluir Mae Wests; programas de gobierno como Freddie Mac, Fanny Mae, y una interesante selección de personajes únicos como Sloane Rangers, Archie Bunkers, Sra. Malaprops, Solomon Gundys (o Solomon Grundys), Jim Crows o Uncle Toms (El Tío Tom).

¿Qué significa esto para las bases de datos de Tansa? Tenemos legiones de nombres (sustantivos propios) que también pueden ser sustantivos comunes. Por lo tanto, este tipo de nombre, o sustantivo, necesitará características y propiedades adicionales para manejar correctamente los determinantes (artículos determinados e indeterminados) y plurales, entre otros. Así que retornemos a la pregunta de ¿qué hay detrás de un nombre? A menudo mucho más de lo manifiesto.

Ver artículo original en inglés.

Artículo escrito por Karin Lillehei-Bakhtiar y traducido por Rafael Rodríguez Monge.

 

FacebookTwitterGoogle+Share
This entry was posted in News, News, Tansa and tagged , . Bookmark the permalink.