¡Cronuts, zonuts y frissants! ¡Oh Dios!

Foto de K. Lillehei-Bakhtiar

Es lo que pudo haber dicho Dorothy al entrar a una pastelería en lugar de los bosques en su camino a Oz.

¿Qué es un cronut, además de ser una de las palabras nuevas más comunes en Internet y una palabra de uso muy frecuente en nuestros registros de Tansa? Como si alguien realmente necesitara preguntarlo, justo ahora tengo 1,7 millones de visitas y ese número seguramente aumentará dramáticamente la próxima vez que haga la búsqueda en Google. Básicamente, es la más reciente moda culinaria en todo el mundo, nacida de un chef francés asentado en Nueva York que ingeniosamente cruzó un croissant y un donut (en un tazón de batir, así es).

Entonces, ¿cuál es el problema? A diferencia de Dorothy, no tenemos nada que temer de estas criaturas – o creaciones. No hay ningún problema desde el punto de vista culinario. Adelante, tráiganlos todos, y también los zonuts y dough’ssants. Muy bien, pero Dominique Ansel, el creador del cronut original, ha registrado el nombre original, y a partir de ahí, el aumento en las variaciones de nomenclatura. Oficialmente es el Cronut™ y fue lanzado el 10 de mayo de este año en el panadería Dominique Ansel en la ciudad de Nueva York. Desde que Monsieur Ansel registró el nombre, otros chefs han recurrido a la creación de sus propios nombres, junto con tantas variaciones de la receta.

En Sídney, Australia, Adriano Zumbo le puso su propio toque de creación, y voilà,resultaron los Zonuts de Zumbo. Puede leer más sobre los zonuts aquí.

Ahora en Oslo en Maschmanns

Y para no quedarse atrás, unos primos canadienses en Vancouver nuevamente retocaron la receta y consiguieron el frissant – inclinando sus gorros de chef hacia la lengua francesa y rechazando el término original que a su juicio les sonaba así como a un “Cro-Magnon perturbado”. Pero lea más aquí.

Y ¿qué hay de Inglaterra?… viendo las tiendas que ofrecen las crujientes delicias en Londres, me encontré también con los cro-dough, crodough y crodo – ¡Oh Dios! De verdad.

Pero aún no hemos terminado, lingüísticamente hablando, y es aquí donde realmente empezamos a encontrar problemas. Existe otra variación en el nombre e incluso en la ortografía de doughssant o dough’ssant (que también se ha deletreado dossant y dosant). En serio, si vamos a evocar el francés etimológicamente, y no provocar al francés culturalmente, ¿no debería ser “deaussant”? ¿O por qué no “beignssant” (beignet+croissant)?

Así, hay una gran cantidad de lo que algunos han denominado “imitaciones cronut”, y ahí el dilema. Cuando nuevas palabras como éstas aparecen, aquí en Tansa las anotamos, las observamos y esperamos, pero no por mucho tiempo. Cronut es una marca registrada (por lo menos en espera de serlo), de modo que podemos añadir esta ortografía. Zonut y frissant son válidos, y hasta ahora, no hay variaciones en la ortografía, y se van al diccionario. Luego están las variedades de “do”. Pero hasta que no surja un claro ganador ortográfico del “do”, tenemos varias posibilidades: podemos añadirlas todas, podemos hacer las correcciones de buscar-reemplazar a su solicitud, o puede agregarlas inmediatamente en su Diccionario Auxiliar.

En conclusión, no importa cómo se escriba, un doughnut-croissant con cualquier otro nombre sabría igual de dulce. ¡Gracias por las innumerables contribuciones a nuestros “dulces lingüísticos”, ¡Will S.!

Ver el artículo original en inglés.

Escrito por Karin Lillehei-Bakhtiar y traducido por Rafael Rodríguez Monge.

FacebookTwitterGoogle+Share
This entry was posted in News, News, Tansa, Tansa 4 and tagged , , , , , , . Bookmark the permalink.