¡Advertencias!

¿Qué hay en una advertencia? Los errores tipográficos son a menudo el verdadero enemigo, no precisamente por falta de conocimiento o sentido de idoneidad. Una “l” faltante en public, o una “r” ausente en shirt, puede resultar en una situación embarazosa para el mejor de los escritores. Desafortunadamente, estos errores de escritura se han convertido en titulares con demasiada frecuencia. Y el culpable no suele ser el cerebro, sino los dedos.

Realmente no creemos que los escritores usen deliberadamente malas palabras, pero uno puede fácilmente escribirlos de la manera errónea. Así que estamos más preocupados por las abominaciones que se insertan en sus oraciones accidentalmente. En realidad, hay tabloides, así como, publicaciones líderes bastante sofisticadas que tienen pocos límites y permiten todos los términos vulgares. Tambaleándose en el otro extremo del subibaja editorial podemos encontrar a las instituciones académicas que se oponen incluso a los términos más inocuos como: mami, papi, tech, hi-tech

Otra inquietud que hemos escuchado es que los usuarios temen ser afectados por las advertencias que aparecen con demasiada frecuencia. Sin embargo, recuerde, las advertencias de Tansa son pasivas y realmente no requieren que el usuario haga algo. Éstas están ahí como aviso o alerta a un titular o texto que podría ser desastroso.

Un teclado, ya sea QWERTY o cualquiera supongo, puede proporcionar mucho trabajo a Tansa. Nuestras advertencias son para indicar que algo podría ser potencialmente objetable – desde un punto de vista legal, una mala palabra o simplemente una mala escritura.

Ver artículo original en inglés.

Escrito por Karin Lillehei-Bakhtiar y traducido por Rafael Rodríguez Monge

 

FacebookTwitterGoogle+Share
This entry was posted in News, News, Tansa and tagged . Bookmark the permalink.