El imperativo in extremis

La comunicación entre las personas requiere de un emisor y un receptor. El mensaje de un emisor se dirige hacia un receptory este último al momento de  responder el mensaje en una conversación se convierte en emisor y a su vez el emisor en un receptor.

¡Cómprenmelo!

¡Cómprenselo ahora!

Por medio de este básico mecanismo de la comunicación humana se pueden expresar opiniones, criterios, ideas, argumentos, sentimientos, entre otros. Igualmente, dependiendo del contexto en que nos encontremos o de la situación en que estemos nuestro lenguaje puede variar significativamente. Como es sabido en el español existen los modos gramaticales del indicativo, subjuntivo e imperativo. Brevemente podemos decir que el modo indicativo se usa para narrar hechos reales, el subjuntivo para expresar hechos hipotéticos o deseados y el imperativo lo empleamos para denotar mandato, exhortación o disuasión.

Todos estos modos los utilizamos diariamente en mayor o menor grado según lo que estemos manifestando, en el caso de que principalmente nos centráramos en el imperativo, cuántas veces no hemos dicho: “¡Pásame eso!”, “¡Tráeme lo otro!” O sino también: “¡Deme algo!” El uso del imperativo es más que habitual en todas nuestras conversaciones. Aunque estas construcciones gramaticales son relativamente sencillas y en gran parte no nos producen ningún inconveniente formularlas puede ocurrir que en algunas situaciones pensaríamos dos veces antes de emplear el imperativo. ¿Qué podríamos decir si queremos nosotros comprar algo de alguien?: “¡Comprémoselo!” y si nuestra intención es decir a otras personas que compren algo a un tercer implicado, nos queda decir: “¡Cómprenselo!” y si deseamos decir informalmente a alguien que debería comprarse algo, entonces se diría: “¡Cómpratelo!” y si quisiéramos adquirir algo para nosotros mismos: “¡Comprémonoslo!”. Esta expresión es totalmente válida a pesar de que su uso pueda ser restringido o inusual. Al mismo tiempo, este último ejemplo quizás nos haga pensar un poco para poder entenderlo pero aún nosotros tendríamos que plantearnos la interrogante si represente un gran reto decirla o utilizarla puesto que existen otras opciones en las que no se haga recurso del imperativo tales como: “Sería mejor que lo compremos para nosotros” o “Lo voy a comprar para nosotros”. Estas dos alternativas pueden existir sin que signifique que “¡Comprémonoslo!” nunca se deje de aplicar.

 

¡Haz tus deberes!

¡Haz tus deberes para la escuela!

No importa en que contexto nos estemos desenvolviendo, sea en nuestro trabajo, en la calle o en nuestro hogar, siempre estaremos haciendo recurso del imperativo. ¡Ni es uso exclusivo de un oficial del ejército para dar órdenes a un recluta ni de los padres al momento de resondrar o corregir a sus hijos! Una situación similar acaece en cualquier texto escrito, sea un periódico o un libro, sin ir muy lejos cada vez que leemos un diario se puede uno percatar de todo tipo de anuncios comerciales: “¡Compra esta maravillosa oferta!”, “¡No te pierdas la última oportunidad!”, “¡Mira el programa tal!” o simplemente en una entrevista o un diálogo de cualquier texto frecuentemente se podrán apreciar algún tipo de exhortación o mandato.

Habría que hacerse la pregunta sobre cuántas posibles combinaciones puedan existir del imperativo, tal vez se tendría primeramente que averiguar el número de verbos que se encuentran en el español y sumar las diferentes combinaciones de imperativo que puedan existir en esta lengua romance, de esta suerte estimaríamos que el resultado vendría a ser una cifra astronómica y si a eso le agregamos también las formas del voseo platense y sus posibles combinaciones entonces el número de ejemplos probables seguiría aumentando: “¡Pasá la pelota!” o “¡Hacelo por mí!”. Podemos decir que las posibilidades de efectuar mandatos o dar órdenes son interminables y cubrir todas ellas es un reto que se ha tomado muy seriamente en Tansa ya que actualmente se ha llegado a implementar en gran parte un número respetable de alternativas de imperativo y se sigue trabajando para perfeccionarlo aún más. Dependiendo de la necesidad y perfil de nuestros usuarios Tansa está presto para satisfacer sus requerimientos al igual que adaptar y actualizar nuestros diccionarios de acuerdo con los cambios que experimenta la lengua castellana.

 

FacebookTwitterGoogle+Share
Posted in News, News, Tansa | Tagged , , , , | Leave a comment

Sobre galletas y ventanas…

1

¡”Cookies” listas para comer!

Habitualmente cuando pensamos en el desarrollo de la tecnología nos ponemos a pensar en los beneficios que conllevan estos avances en diferentes campos como el de la informática. Hoy en día podemos hablar sobre ordenadores o computadoras, teléfonos con diversas funcionalidades, programas y aplicaciones que son capaces de hacer nuestra vida más llevadera y placentera.

No obstante, si nos centramos en el área lingüística podemos sustentar que el avance ya mencionado ha contribuido a la aparición de un conjunto bastante numeroso de neologismos particularmente dentro del ámbito de la informática. Sin hacer un excesivo esfuerzo casi inmediatamente nos llegan a la mente algunos vocablos que ya son prácticamente habituales en el uso diario del vocabulario de las personas: tablet, driver, plug-ins, router, wi-fi. Si tradujéramos estas palabras podríamos decir tableta, controladores, enrutador o direccionador, y finalmente, señal inalámbrica. Luego tenemos hardware, malware, firmware, entre otros. Rebuscando algunos diccionarios en la red casi ninguno de ellos tiene una traducción al español, una de las pocas referencias que hemos podido encontrar es una traducción de malware a “código malicioso”, software puede ser “logicial” y firmware se manifiesta como “microprograma”. En otros casos los términos ingleses se han castellanizado o españolizado tales como: scanner es escáner, to click es cliquear, diskette es disquete, entre otros. ¿Y qué hacemos con cookies? ¿Lo traduciríamos como galletas? ¿Y qué diríamos sobre Windows? ¿Nos atreveríamos a escribir Ventanas? ¡Lo dudamos! Por su parte, la Real Academia Española en algunos casos ha propuesto algunas alternativas al lenguaje tecnológico y estos son algunos ejemplos: software no es sólo interpretado como soporte lógico sino también como programas o aplicaciones informáticas. Hardware es traducido como equipo (informático) o componente, también existe la opción especializada de soporte físico. Tenemos a nuestro alcance una gama de opciones nada despreciable, sin embargo, ¿cuál de todas ellas elegir? Se puede afirmar que las reglas del juego en el idioma no las deciden las Academias de Lenguas en muchos casos sino los hablantes.

Como es sabido, la lengua se desarrolla casi impredeciblemente, nuevas palabras asoman en nuestro vocabulario y otras se evaporan y terminan en el baúl de los recuerdos. Si bien nuestro veredicto tenderá a ser categórico indicaremos que así fue, así es y así será. Ante tal desafío, hay que estar al tanto de estos cambios para que la lengua escrita no se distancie de la oral. A pesar de que existan diversas alternativas, válidas por supuesto, habría que preguntarse quién es tan consecuente con el uso de la lengua de Cervantes que uno solamente escogería los vocablos propuestos y aceptados por la RAE. Algunos lo harán otros no, pero ¿quién estaría equivocado o correcto? Incluso aquellas personas bastante conservadoras o tradicionalistas que no deseen recurrir a anglicismos se verán obligadas a ceder a la presión y utilizarán vocablos que quizás nunca se hubieran imaginado.

Volvámonos a hacer la pregunta: ¿Qué hacer ante la invasión de tantos anglicismos informáticos? Salomónicamente podemos decir que los usuarios que tenemos en Tansa pueden inclinarse por el vocablo que consideren el más adecuado según el perfil que tengan; no está demás decir que existe la posibilidad de que todo usuario tiene la facultad de registrar el término preferido o más adecuado en su Diccionario Auxiliar.

2

¿El Sistema Operativo Windows?

Podemos terminar este artículo ahora pero éste no será el punto final de nuestras controversias, al contrario, estamos con la certeza de que nuevos neologismos surgirán y nuevas disputas entre palabras a elegir tendrán lugar posiblemente en el preciso momento en que esté leyendo estas líneas.

¿Qué nos queda decir? Quizás nos quedaremos disfrutando del ambiente bohemio de algún café bonaerense del emblemático barrio San Telmo abriendo las ventanas para que entre tímidamente un soplo de aire fresco, así mismo, estaremos comiendo algunas galletas de vainilla al son de un nostálgico tango de Gardel y teniendo delante de nosotros nuestra tableta libre de códigos maliciosos con un soporte físico moderno conectados al direccionador de alguna señal inalámbrica disponible.

Posted in News, Tansa, Tansa 4 | Tagged , , , , , , | Leave a comment

¡Cronuts, zonuts y frissants! ¡Oh Dios!

Foto de K. Lillehei-Bakhtiar

Es lo que pudo haber dicho Dorothy al entrar a una pastelería en lugar de los bosques en su camino a Oz.

¿Qué es un cronut, además de ser una de las palabras nuevas más comunes en Internet y una palabra de uso muy frecuente en nuestros registros de Tansa? Como si alguien realmente necesitara preguntarlo, justo ahora tengo 1,7 millones de visitas y ese número seguramente aumentará dramáticamente la próxima vez que haga la búsqueda en Google. Básicamente, es la más reciente moda culinaria en todo el mundo, nacida de un chef francés asentado en Nueva York que ingeniosamente cruzó un croissant y un donut (en un tazón de batir, así es).

Entonces, ¿cuál es el problema? A diferencia de Dorothy, no tenemos nada que temer de estas criaturas – o creaciones. No hay ningún problema desde el punto de vista culinario. Adelante, tráiganlos todos, y también los zonuts y dough’ssants. Muy bien, pero Dominique Ansel, el creador del cronut original, ha registrado el nombre original, y a partir de ahí, el aumento en las variaciones de nomenclatura. Oficialmente es el Cronut™ y fue lanzado el 10 de mayo de este año en el panadería Dominique Ansel en la ciudad de Nueva York. Desde que Monsieur Ansel registró el nombre, otros chefs han recurrido a la creación de sus propios nombres, junto con tantas variaciones de la receta.

En Sídney, Australia, Adriano Zumbo le puso su propio toque de creación, y voilà,resultaron los Zonuts de Zumbo. Puede leer más sobre los zonuts aquí.

Ahora en Oslo en Maschmanns

Y para no quedarse atrás, unos primos canadienses en Vancouver nuevamente retocaron la receta y consiguieron el frissant – inclinando sus gorros de chef hacia la lengua francesa y rechazando el término original que a su juicio les sonaba así como a un “Cro-Magnon perturbado”. Pero lea más aquí.

Y ¿qué hay de Inglaterra?… viendo las tiendas que ofrecen las crujientes delicias en Londres, me encontré también con los cro-dough, crodough y crodo – ¡Oh Dios! De verdad.

Pero aún no hemos terminado, lingüísticamente hablando, y es aquí donde realmente empezamos a encontrar problemas. Existe otra variación en el nombre e incluso en la ortografía de doughssant o dough’ssant (que también se ha deletreado dossant y dosant). En serio, si vamos a evocar el francés etimológicamente, y no provocar al francés culturalmente, ¿no debería ser “deaussant”? ¿O por qué no “beignssant” (beignet+croissant)?

Así, hay una gran cantidad de lo que algunos han denominado “imitaciones cronut”, y ahí el dilema. Cuando nuevas palabras como éstas aparecen, aquí en Tansa las anotamos, las observamos y esperamos, pero no por mucho tiempo. Cronut es una marca registrada (por lo menos en espera de serlo), de modo que podemos añadir esta ortografía. Zonut y frissant son válidos, y hasta ahora, no hay variaciones en la ortografía, y se van al diccionario. Luego están las variedades de “do”. Pero hasta que no surja un claro ganador ortográfico del “do”, tenemos varias posibilidades: podemos añadirlas todas, podemos hacer las correcciones de buscar-reemplazar a su solicitud, o puede agregarlas inmediatamente en su Diccionario Auxiliar.

En conclusión, no importa cómo se escriba, un doughnut-croissant con cualquier otro nombre sabría igual de dulce. ¡Gracias por las innumerables contribuciones a nuestros “dulces lingüísticos”, ¡Will S.!

Ver el artículo original en inglés.

Escrito por Karin Lillehei-Bakhtiar y traducido por Rafael Rodríguez Monge.

Posted in News, News, Tansa, Tansa 4 | Tagged , , , , , , | Leave a comment

Morsi, Mursi, Morsy…

Foto de K. Lillehei-Bakhtiar

¡Misericordia! ¿Cómo se escribe el nombre de este líder egipcio?

Últimamente Egipto y en especial Morsi, el ex-presidente egipcio, continúan siendo foco de artículos y programas internacionales de noticias.

Parece que uno no puede evitar leer el nombre del hombre considerado como el primer presidente democráticamente electo de Egipto y que tan sólo ocupó el cargo durante poco más de un año. Aún así, este nombre aparece con frecuencia en Internet y la prensa en variadas formas; la mayoría de veces el nombre es escrito como Morsi o Mursi, y eventualmente Morsy. En escritura árabe su nombre es escrito con tres consonantes M-R-S que terminan en la vocal  pronunciada “ee” en inglés (que suele ser transcrita como “i” o “y”).

A pesar de que todos los árabes nativos escriben el nombre con el mismo pequeño carácter entre la M y R que convencionalmente representa una “o” o “u” (o “ou” o “ow”), la pronunciación varía de una región a otra, e incluso de un país a otro. De ahí la confusión al momento de transcribir las vocales.

Así que digamos que estamos de acuerdo en utilizar una letra para representar este sonido vocálico, eligiendo al azar la “o”. Ahora hemos resuelto ese problema. Tenemos Morsi o Morsy, pero, y en aras de la coherencia, elijamos el primero, Morsi.  Muy bien, pero aún no hemos resuelto completamente el problema. Ahora tenemos también que considerar el primer nombre – Mohammed, Mohamed, Mohammad, Muhammed, Muhamad, Muhammad (nombre que, por cierto, clama ser el nombre masculino más frecuente en el mundo).

La variación considerable se debe a que el árabe es hablado en unos 25 países con alrededor de 250 a 300 millones de hablantes nativos y aproximadamente 17 variantes escritas (de acuerdo al corrector ortográfico estándar en las computadoras de la mayoría de la población). Además, el árabe es la lengua litúrgica de más de mil millones de musulmanes (Muslims  o Moslems) de todo el mundo. La gran variedad en la pronunciación entre los hablantes de árabe es, ante todo, la que crea este caos ortográfico al ser transcrito al inglés.

Y todos esos puntos en la fotografía de la parte superior de esta página diferencian una  f de una q o una s de una sh… y luego hay otras “letras” (que parecen como un tipo de mini apóstrofos o w’s u o’s). Esos pequeños signos marcan una diferencia en la lectura árabe, pues representan las vocales cortas o la duplicación de consonantes, entre otras cosas. Pero los lectores avanzados del árabe (y asimismo del Farsi, conocido también como Persa) no necesitan las vocales. Normalmente se reserva su uso en libros infantiles y en la fantásticamente hermosa y decorativa caligrafía que engalana tantos libros, edificios y pinturas o cualquier superficie que carezca de ornamentación en la cultura de Oriente Medio.

Pero moviéndonos hacia el este, otro nombre aparece en las noticias últimamente. Otra elección, otro dilema (desde nuestro punto de vista, el ortográfico) – el nombre Rohani, Rouhani, Rowhani y en ocasiones Ruhani. Y luego el de Hassan o Hasan…

Entonces, ¿cómo manejamos estos nombres en Tansa? Básicamente seguimos el manual de estilo correspondiente, tal como The Associated Press, Canadian Press o The New York Times. Para otras publicaciones comenzamos con la ortografía por defecto básica que ha sido adoptada por cada individuo cuando está disponible. En caso contrario, se utiliza la forma más frecuente y ampliamente aceptada.

En estos dos casos hemos adoptado Mohammed Morsi (que en AP sólo se encuentra en la sección de Pronunciación, no como una entrada principal) y Hassan Rouhani, que sólo se observa en la sección Consulte al Editor. Anteriormente AP especificó Rowhani, pero recientemente hizo el cambio a Rouhani. Por supuesto, si Ud. no está de acuerdo, por favor, utilice su Diccionario Auxiliar para anular nuestras selecciones. Con la gran cantidad de nombres árabes en las noticias, ya se podrá imaginar la cantidad de cadenas de buscar-reemplazar que deben ser escritas por cada nombre.

Afortunadamente tanto Morsi como Rouhani se componen de letras que, básicamente, tienen una correspondencia directa con alguna en el alfabeto inglés. Pero ¿qué pasa con esos nombres que no incluyen letras (en realidad, sonidos) en el inglés? El árabe está lleno de sonidos individuales que deben ser transcritos, y por supuesto, cada uno los escribe de manera diferente – todas aquellas q´s,  gh´s y kh´s e incluso apóstrofos. Por ejemplo, la parada glotal se utiliza con frecuencia en árabe. La Asociación Fonética Internacional utiliza el símbolo ʔ (que se parece a la parte superior de un signo de interrogación). Pero eso no es muy fácil de escribir, así que normalmente empleamos el apóstrofo, de ahí las variantes ortográficas al Qa’eda y al Qai’da, Al-Qa’eda, Al-Qa’ida… y así sucesivamente. En realidad, en el inglés americano informal utilizamos una parada glotal, de hecho creo que siempre la uso con palabras tales como “button” (pronunciado buʔen). Inténtelo. No hay sonido característico “t”, la parada glotal se produce simplemente cerrando la glotis en la parte posterior de la garganta. Tenga en cuenta que nuestros primos británicos suelen articular esta palabra más clara y distintamente al pronunciar la “t”.

Ahora, ¿debemos discutir todas las posibles ortografías del ex líder de Libia, Moammar Gadhafi (esta es la escritura especificada en la sección Pronunciación y en el epígrafe Nombres Árabes en el manual de estilo de AP) – Gaddhafi, Gaddafi, Ghaddafi, Ghadafi? Haga clic aquí para ver un artículo donde ABC News analiza las 112 variaciones de este nombre.

Pero volviendo a la pregunta inicial. Como punto de partida hemos añadido en los diccionarios nuestros de Tansa la ortografía del ex-presidente egipcio como Morsi. Desde luego, su opinión es valiosa y siempre le damos la bienvenida a sus comentarios. Tan sólo háganoslo saber.

Merci! ¡Gracias!

Ver el artículo original en inglés.

Escrito por Karin Lillehei-Bakhtiar y traducido por Rafael Rodríguez Monge.

Posted in News, Tansa | Tagged , , , , , , | Leave a comment

Sólo postres por favor

Foto de K. Lillehei Bakhtiar

Los postres, sí que los queremos. Y el inglés, hay que quererlo también. Yo definitivamente lo hago, sino yo misma me encontraría llorando a veces por los muchos y pequeños matices molestos de la lengua. Veamos algunos ejemplos de frases que difieren tan sólo ligeramente.

En primer lugar, una de mis favoritas, pero no una frase actual con algún sentido idiomático específico, es “just desserts” como en “this menu contains just desserts (“este menú contiene sólo postres”). Supongo que esta afirmación estará relacionada con alguna carta de postres por separado en algún restaurante de lujo. Así que ¡salto el plato principal y procedo directamente al evento principal, por favor!

A continuación tenemos la frase (idiomática en realidad) “just deserts”, pero esta ortografía de “deserts” no se refiere a las grandes extensiones de arena desprovistas de vegetación. La frase “just deserts” es definida por Oxford como “lo que una persona se merece con relación a un premio o castigo (más usualmente)”. El Diccionario Macquarie (el orgullo de Strine) define la frase como “una desgracia o un castigo visto como bien merecido”. Y el Nuevo Diccionario Mundial de Webster, 4ta. Ed., coincide con esto… “recompensa o castigo merecido”. Hasta aquí todo bien. Por lo menos las personas de habla inglesa en todos los lados del Atlántico y del Pacífico están de acuerdo en la idea básica. Pero basado en la pronunciación, es fácil entender por qué confundimos la ortografía de los deserts y desserts al referirnos a “un castigo o recompensa merecida”.

Al revisar varias fuentes parece que “just deserts” fue impreso por primera vez en 1599. Las reglas ortográficas eran algo menos estrictas, o inexistentes, en aquella época. La etimología de la frase nominal es de alrededor del 1300, del antiguo francés deserte, utilizado como sustantivo del participio pasado de deservi “be worthy to have” (“ser merecedor de”). Es aquí donde la ortografía original con una “s” entró en el inglés. El sustantivo “desert” (páramo) derivó más directamente del latín como desertum (desierto).

Pero volvamos a la pronunciación, la frase just deserts es la misma que just desserts (el placer después de la cena). Pronunciamos el sustantivo “deserts”, aquellas grandes extensiones de desolación sin árboles con poca o nada de agua, con acento en la primera sílaba, pero no así en la frase “just deserts”, donde el acento está en la última sílaba y, por lo tanto, la misma pronunciación que en el sustantivo “dessert”. Es probablemente el por qué escribimos de forma incorrecta tan a menudo. El uso idiomático de “just deserts” se pronuncia exactamente igual que el dulce de chocolate de la foto aquí arriba, pero se escribe como el “páramo seco”. Por cierto, el verbo “to desert” (abandonar, dejar) tiene asimismo el acento en la segunda sílaba, de modo que también suena exactamente igual que el delicioso sustantivo “dessert”.

¿Confundido? Sí, yo también, y así como cada pobre alma que intenta aprender inglés como segunda lengua o lengua extranjera.

Desde luego, hay casos en los que es posible escribir “just deserts” como cuando nos  referirnos al Sahara, Gobi, Kalahari, etc., pero la frecuencia de estas dos palabras juntas en este contexto, con el significado concreto de formaciones terrestres, sería algo forzada o artificial.

¿Y no podríamos hacer algo por cambiar la ortografía de “just desserts” y volverla una recompensa? Los postres son por lo general una recompensa y rara vez un castigo. Sospecho que, citando a Bob Dylan, “the times are a-changing” – los tiempos están cambiando para esta frase. Muchos cambios en la lengua son el resultado de un error ortográfico o mala interpretación de alguna palabra o frase; a menudo el uso común se impone. Haga clic aquí para obtener más información sobre cómo la Editorial de la Universidad de Oxford determina cuándo se pueden aceptar cambios. Si tuviéramos que cambiar la ortografía de la frase a “just desserts”, entonces el significado podría comenzar a cambiar también, y el sentido de castigo (el que más prevalece, y de hecho, parece ser el único en el Diccionario Macquarie) podría perderse. Sólo para pensar en algo y las disculpas respectivas por el juego de palabras.

Pero hay algo de esperanza. A muchos de nuestros editores de Tansa no les gusta el uso, o al menos el uso excesivo, de lo que ellos consideran expresiones obsoletas y triviales como “just deserts”. Así que la mejor solución es que las evite y guarde el uso idiomático para sus páginas en redes sociales o blogs. En su Diccionario Auxiliar de Tansa marque ambas como “advertencias” de modo que los únicos casos de “just deserts” estén presentes sólo en artículos sobre viajes a los páramos del mundo y “just desserts” sólo en reseñas gastronómicas de restaurantes.

Ver el artículo original en inglés.

Escrito por Karin Lillehei-Bakhtiar y traducido por Rafael Rodríguez Monge.

Posted in News, Tansa, Tansa 4 | Tagged , , , , , , | Leave a comment

Exposición Mundial Expo 2013

Tansa Systems volverá a la conferencia de IFRA Expo en Berlín, Alemania, durante la Exposición Mundial Expo 2013 que se llevará a cabo del 7 al 9 de octubre.

Si usted desea saber sobre la gama de productos en expansión de Tansa y sobre los sistemas de eficacia probada de corrección de textos, visítenos en nuestro stand: 1.2.505 en el recinto ferial de Messe Berlin. Para programar una reunión o reservar una demostración de nuestro software, por favor póngase en contacto con: ifra@tansasystems.com.

Esperamos verlos pronto.

La creciente lista de clientes de Tansa incluye: The Wall Street Journal, Financial Times, The Economist, Telegraph Media Group, Clarín, The Seattle Times, The Times of India, The New York Times, NRK, Promedia, Amedia, Postmedia Network, The China Daily y muchos más.

Para obtener más información sobre los productos y servicios de Tansa visitar: www.tansasystems.com.

Ver el artículo original en inglés.

Posted in News, News, Tansa | Tagged , , | Leave a comment

¿ObamaCare, Obamacare u Obama Care?

Una muestra de nuestros archivos de registro de esta semana reveló que nuestros clientes de AP escribieron Obamacare (54,5%) en comparación con ObamaCare (45,5%). Ambas formas aparecieron en las mismas revistas, hechas por los mismos usuarios… lo cual nos impulsa a preguntarnos qué es lo que debería sugerir Tansa cuando no existen directrices oficiales.Y mirando un poco más en Internet también se observará Obama-Care y Obama Care.

Cuando existe un nombre oficial (o marca registrada), como WikiLeaks, seguimos la convención utilizada por el grupo mismo, en su propia página electrónica…, aunque Wikileaks (observe la minúscula “l”) todavía es registrada en nuestros archivos alrededor de 1% de las veces por los mismos usuarios de AP en el mismo período de tiempo.

Este tipo de nombre representa un verdadero dilema para nosotros. Por lo tanto, cualquier decisión es de algún modo arbitraria y requiere un poco de reflexión en cuanto a coherencia y lógica. En base a la legibilidad y la analogía (por ejemplo, con WikiLeaks), su próxima actualización incluirá ObamaCare como primera opción de Tansa.

Si no está de acuerdo, le recomendamos que introduzca activamente su preferencia específica en el Diccionario Auxiliar tan pronto como sea posible. Y no se olvide de agregar series de buscar-reemplazar. O si lo prefiere, siempre puede enviarnos su preferencia y nosotros introduciremos la serie correcta, y las secuencias de buscar-reemplazar asociadas en su Diccionario Principal. Y no se preocupe, si Ud. ya ha introducido una forma diferente en su Diccionario Auxiliar, la actualización no la anulará. Así que la pregunta es: ¿cómo desea deletrear la iniciativa del programa de salud de Obama?

Ver el artículo original en inglés.

Escrito por Karin Lillehei-Bakhtiar y traducido por Rafael Rodríguez Monge.

Posted in News, News, Tansa | Tagged , , , | Leave a comment

El ABC de la redacción

El ABC de la redacción o lo esencial al escribir. En este blog me gustaría compartir algunas reflexiones sobre la redacción, en donde su intención es simplemente comunicar la información. Esto es básicamente el objetivo de cualquier reportaje, manual de instrucciones o reporte anual.

Algunos puntos importantes que todos debemos considerar son:

Accesible – el lenguaje en el texto debe ser “accesible”, transmitiendo  información que pueda ser asimilada y adoptada rápida y fácilmente.

Una frase que deba ser leída dos veces significa demasiado tiempo.

Básico – el vocabulario debe ser sencillo y comprensible (este no es el momento de forzar a su lector a sacar un diccionario o desenredar una frase). Y ¿por qué utilizar in spite of (a pesar de) o in despite of cuando despite es más que suficiente, por qué utilizar at a previous time cuando before funciona igual de bien?

Claro – la redacción y la sintaxis deben ser concisas y ordenadas. La redacción para transmitir información no tiene por qué ser una ocasión para desorientar, desconcertar, confundir o complicar. Eso guárdelo para su novela o su blog.

Por supuesto, podríamos seguir, hay muchos más adjetivos de la D a la Z.

Escribir bien no se trata tanto de lo que es teórica o lingüísticamente posible en inglés (o en cualquier otro idioma para el caso), sino más bien cuan eficaz y eficientemente se transmite la información que los lectores necesitan. Un lenguaje simple, sencillo, claro, limpio.

“Odio a los editores, porque me hacen dejar a un lado muchas palabras en inglés perfectamente correcto” – Mark Twain

Pero al mismo tiempo, el texto no debe ser aburrido, repetitivo, usado en exceso, trivial o extenuado. Ah, aquí viene el lapicero rojo de nuevo. Cuando escribimos tenemos que encontrar nuestro acróbata interior, precariamente sentado sobre una cuerda floja o barra de equilibrio. ¿Cómo evitamos la confusión, mientras que simultáneamente no aburrimos a nuestros lectores?

¿Y cuándo una palabra perfectamente correcta no es una buena palabra? ¿Tal vez cuando la palabra es mala, o importante o clave? En el blog de “The Wall Street Journal”, esta semana se discute la reciente frecuencia de este trío. Pareciera que es demasiado fácil reciclar los últimos adjetivos populares. Usted puede leer la transcripción completa del blog aquí. Una vez más, me gustaría reiterar que todas las palabras simplemente no son iguales.

¿Cómo puede Tansa ayudar con un texto claro, limpio? Una forma es mediante el uso activo del Administrador de Tansa para motivar a los usuarios a reconsiderar la palabra o frase reciente más vista y más usada en exceso de la semana. Seguramente la semana próxima habrá nuevos contendientes para el puesto nº 1.

Ver el artículo original en inglés.

Escrito por Karin Lillehei-Bakhtiar y traducido por Rafael Rodríguez Monge.

 

Posted in News, News, Tansa | Tagged , , , | Leave a comment

Jack Frost mordisqueándole la nariz…

Sí, es esa época del año otra vez.

La línea en el título de la canción de Navidad, por supuesto, no sólo se refiere a una persona con el apellido Frost, sino también a las frías formaciones blancas, cristalinas a menudo llamadas Jack Frost. Es más, podría tratarse de un Jack Russell (un tipo de terrier) mordisqueándole -bueno, quizás no la nariz- pero sí los dedos de los pies. En cualquier caso, los Jacks en cuestión no son personas. Sin duda, hay miles de individuos que también ostentan estos apodos. Entonces, ¿qué hay detrás de un nombre? Una etiqueta para una persona, para un lugar o una organización, pero, como señalamos anteriormente, un nombre también puede ser un sustantivo común. Desde luego, estos sustantivos suelen basarse a menudo en alguna figura histórica. Cualquiera que sea el origen, el inglés tiene una clara inclinación por la personificación o antropomorfización de entidades inanimadas, no humanas. Por ejemplo, ¿qué Sam Hill (diablos) es un Sam Browne Sam (tipo de cinturón con una correa que cruza el hombro derecho, por lo general usado por los militares o la policía, popularmente atribuida a un oficial británico del siglo XIX en la India)?

Mirando más allá, vemos que más Jacks aparecen en otros contextos: Jack Tar (en Reino Unido, un marinero), Jack Ketch (en Reino Unido, la muerte o un verdugo) o John Ketch. Y hablando de Johns (que puede ser en sí mismo un cliente de una prostituta, o en los EE.UU., un baño), hay John Henrys o John Hancocks (la firma de alguien), Dorys John o Dories (un pescado), John Barleycorn (un licor de maíz), o un John Bull (un inglés), Johnny Reb (un soldado confederado), John Doe y su contraparte femenina Jane Doe (muchos de ellos si ve la serie de televisión CSI).

Y ese John Doe en la morgue podría ser cualquier old Joe (y que también puede significar una taza de café). Y que cualquier old Joe también podría ser llamado Joe Blow (EE.UU.) o Joe Bloggs (Reino Unido), Joe Sixpack (EE.UU.), Joe Schmo o Schmoe o Shmo (EE.UU.), Joe Public (Reino Unido), o John Q. Public (más común en los EE.UU.).

Luego están las bebidas tales como Wallbanger Harvey, Tom Collins, Rob Roy, Shirley Temple (servida a chicas jóvenes), Roy Rogers (la misma bebida para los chicos, estas dos últimas sin alcohol, por supuesto).

Hay zapatos que denominamos Mary Janes (sí, y también la hierba “medicinal”); la vestimenta puede incluir Mae Wests; programas de gobierno como Freddie Mac, Fanny Mae, y una interesante selección de personajes únicos como Sloane Rangers, Archie Bunkers, Sra. Malaprops, Solomon Gundys (o Solomon Grundys), Jim Crows o Uncle Toms (El Tío Tom).

¿Qué significa esto para las bases de datos de Tansa? Tenemos legiones de nombres (sustantivos propios) que también pueden ser sustantivos comunes. Por lo tanto, este tipo de nombre, o sustantivo, necesitará características y propiedades adicionales para manejar correctamente los determinantes (artículos determinados e indeterminados) y plurales, entre otros. Así que retornemos a la pregunta de ¿qué hay detrás de un nombre? A menudo mucho más de lo manifiesto.

Ver artículo original en inglés.

Artículo escrito por Karin Lillehei-Bakhtiar y traducido por Rafael Rodríguez Monge.

 

Posted in News, News, Tansa | Tagged , | Leave a comment

Y el ganador es…

 

Si usted estuvo en St. Louis para la conferencia de ACES 2013, podría haber pensado que todos los asistentes fueron los ganadores. Y si se estaba preguntando específicamente quién fue el ganador del iPad Mini sorteado por Tansa, esta persona sería Karen Martwick de Travel Portland.

Hubo, por supuesto, otros ganadores como Craig Silverman galardonado con el Premio Glamann por sus esfuerzos en mantener la integridad de los medios de comunicación a través de su página electrónica y del libro “Regret the Error” (Lamente el error).

Doris Truong, una editora multiplataforma en “The Washington Post”, se convirtió en la octava ganadora del Premio Robinson, reconociendo sus “importantes contribuciones al arte de la edición de textos.” Ambos fueron reconocidos por sus esfuerzos en el banquete anual de la conferencia.

Como en años anteriores, los editores de texto de todo el país y de todo el mundo convergieron (esta vez bajo un arco y a la sombra de un estadio de béisbol) para compartir sus conocimientos, sabiduría y amor por el arte de la edición de textos. Las sesiones de este año incluyeron temas tradicionales como: Edición para facilitar la lectura y Edición cuando se está cansado, pero también incluyó Sesiones de optimización de motores de búsqueda  y Seguimiento de ojos para tabletas. Tales temas representan una indicación clara de que el papel del editor de textos se encuentra en un estado de metamorfosis. Así como los editores de texto evolucionaron y adquirieron una mayor responsabilidad en la revolución de la autoedición, el centinela de palabras de hoy se está ajustando y adaptando a los cambios rápidos en los medios sociales y dispositivos de distribución de contenidos.

La conferencia de este año dio la bienvenida a un número récord de asistentes que estuvieron ansiosos por aprender, compartir y tal vez hacer un poco de vida social con sus compañeros. Como proveedor de herramientas para la edición de textos, estuvimos una vez más encantados de estar presentes allí y apoyar sus esfuerzos.

Esperamos con interés continuar ese apoyo el año próximo en Las Vegas…

*ACES (The American Copy Editors Society)

Ver artículo original en inglés.

Artículo escrito por Chris Grimm y traducido por Rafael Rodríguez Monge

Posted in News, News, Tansa | Tagged , | Leave a comment